+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Cordobilla:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

3º B del IES Grupo Cántico

Premio sobre los valores democráticos

Ganadora: Clara Tabares Nieto

 

Premio sobre los valores democráticos -

Premio sobre los valores democráticos -

30/10/2015

La ganadora del concurso sobre los valores democráticos ha sido Clara Tabares Nieto, de 3º B del IES Grupo Cántico. La redacción ganadora dice así:

Adila se despertó como un día cualquiera, hacia sol y el aire se sentía fresco. Debia empezar con su

rutina.

 Primero prepararía el desayuno a los hombres de la casa junto a su madre. Luego, marcharia al

mercado a comprar alimentos para el almuerzo. Una Vez hecho, in'a al lavadero a ayudar a las

mujeres a limpiar la ropa del dia anterior. Por la tarde, prepararía el té para su hermano y su padre,

que regresaban de trabajar.

 — Mañana sera otro día — se repetía cada anochecer.

 Adila era una niña que soñaba con ser una mujer libre, sin condiciones ni reglas. Pero cambiar su

forma de Vida parecía imposible, a nadie parecía importarle.

 — ¿Dónde estan mis derechos? — se preguntaba cada amanecer, mientras no obtenia respuesta

alguna.

 Adila creció y se dio cuenta de que algo no funcionaba bien. Estaba cansada de preguntarse cada

instante por qué ser mujer era algfin tipo de "maldicién", pero nunca dijo nada, se encerro en su

silencio por el miedo al qué dirán.

 Llego aquel día tan importante para su Vida, su boda con el hijo de un importante terrateniente.

 - ¿Por qué tengo que casarme con él? ¿Por qué tengo que fingir mi amor hacia él? — se

preguntaba repetidamente.

 Al fin pudo responder una pregunta que formulo hace muchos años.

Estaba en el altar, no había vuelta atrás. ¿Y si su familia no volviera a quererla nunca más?

 — Basta, no puedo casarme con él. lVIi familia podra equivocarse al despreciarme, pero no

estoy dispuesta a dejar solas a todas las mujeres que estuvieron y estan amordazadas por la

sociedad en la que vivimos.

 Aquel parecía su último día como Mobarek. Su familia se sentía avergonzada y deshonrada. Parecia

que ya no querían saber de ella nunca más.

 Estaba destrozada, había arruinado la relación con los suyos. Ahora todo el mundo parecia haber

desaparecido de la faz de la Tierra. Fue entonces cuando su madre se acerco.

 — Adila, sé como te sientes ahora mismo. Aunque no lo creas, yo luché por la igualdad de

género. Al final resulto no acabar bien, tú misma puedes comprobarlo. Ahora, quiero que seas tú la que predique la VOZ del pueblo femenino, y la que finalmente consiga nuestra libertad. Estoy orgullosa de ti, siempre te querré y te apoyaré en todo lo que hagas. Suerte en tu lucha.

 Las palabras de su madre le hicieron cambiar de opinion con respecto a lo que pensaba hacia unos minutos. Quería cambiar la Vida de todas las mujeres que vivían como ella lo había hecho hasta ahora.

  La lucha fue larga y continua. En unos adiós, había conseguido publicar en el periódico un articulo que hablaba sobre las condiciones de Vida que tenia una mujer en cualquier punto de Europa y alas que estaban sometidas a los hombres en el norte de África.

 Dicho articulo causo muchos comentarios, tanto positivos como negativos y un revuelo en los medios de comunicación de todo el mundo. Le había llevado a entrevistas en distintos puntos del globo, como Estados Unidos, Francia e Italia.

Se convirtió en todo un icono para la mujer, prácticamente era conocida en todo el mundo por su lucha por la igualdad.

Finalmente, lo consiguió. Había concienciado a la comunidad masculina a lo que estaban sometidas las mujeres en muchas ocasiones. Al fin había terminado lo que su madre comenzó. 

Un frío jueves de enero decidió ir a visitarla, ya que desde entonces, no había podido establecer contacto con ella. Cuando llego a su pueblo natal, no pudo encontrarla.

 — ¿Dónde se habrá metido? — se preguntaba.

 Decidió ir a buscarla a casa, aunque sabia que al llegar, no la iban a recibir con mucho afecto.

Cuando llego, no podía creer lo que escuchaban sus oídos. Había fallecido.

Su hermana pequeña le entregó una carta de color morado, que leyó entre lagrimas.

 

Clara Tabares Nieto, 3°B