IES MEDINA AZAHARA

"El cambio más grande, el decisivo, es sobre todo desde arriba"

INMACULADA ARREBOLA LOZANO Premio Duque de Rivas

TERESA MUÑIZ www.cordobilla.com CÓRDOBA
17/10/2018

 

Inmaculada Arrebola Lozano tiene 17 años y ya cuenta en su haber con un galardón, el Premio Duque de Rivas, que reconoce al alumnado de Secundaria, Educación Especial, Bachillerato y Grados Medios que pueda ser un referente, a nivel provincial, por su esfuerzo diario, expediente académico y sus valores.

Inmaculada, estudiante en el IES Medina Azahara del Bachillerato de Ciencias de la Salud, compartió premio con el alumno del centro específico de Educación Especial Virgen de la Esperanza José Miguel Priego. Ambos fueron distinguidos el pasado 1 de octubre por el subdelegado de Defensa en Córdoba, Íñigo Laquidáin Hergueta, y por el delegado territorial de Educación de la Junta, Antonio José López.

-Inmaculada, supongo que estás satisfecha con este premio. ¿Qué supone para ti?

Estoy muy contenta, aunque realmente no es mérito mío, sino de toda la gente que ha hecho que yo sea la persona que soy, sobre todo de mi familia, profesores y amigos, porque realmente ellos son los que me han forjado como persona. Estoy muy contenta, ¡porque a quién no le gusta un premio! Ha sido como un pequeño reconocimiento a un trabajo dudo y por todas las cosas con las que me esfuerzo.

-¿Por qué crees que te han concedido este galardón?

Me hubiera gustado más que me dieran el premio por lo que dice esa frase que circula en Internet de que «muchas personas pequeñas haciendo cosas pequeñas en lugares pequeños pueden cambiar el mundo». Yo he podido reivindicar el papel que tienen en la sociedad, y que está un poco olvidado, de las personas con discapacidad.

-¿Por qué ese objetivo?

Tengo un hermano pequeño con discapacidad. Es autista y yo sé de primera mano la lucha que tenemos que hacer y lo mal que está la situación.

-¿A qué se deben las situaciones de rechazo o de falta de ayuda?

Por desconocimiento, por ignorancia. Formo parte de la lucha feminista, del colectivo LGTB y en muchas otras causas sociales que yo pienso que son necesarias y veo que por esa parte se hacen muchísimas cosas, pero, por ejemplo, por los derechos de las personas que tienen discapacidades, tanto motoras como psíquicas, no se hace nada. No es televisivo, no le dan bombo, por así decirlo, y a mí me da mucha pena y es algo que me gustaría cambiar.

-¿Y qué propones tú para que esta situación cambie?

Es una pregunta difícil. Creo que, en primer lugar, los medios deberían tomar más parte en la lucha, sacarlos más en los periódicos, en la tele, para que la gente vea y se entere de que esas personas no son raras, sino que existen de verdad. El cambio debe ser grande, por eso a mí me gusta la política internacional, porque el cambio más grande, el decisivo, es sobre todo de arriba. Si nosotros vemos que nuestros dirigentes no le hacen caso a ese tema, si no se hacen leyes que apoyen políticamente esa causa, la sociedad lo va olvidando. Y aunque el cambio empieza en nosotros la mayor parte es esa, si no no existiría la política.

-También los ciudadanos, en nuestro entorno, podemos colaborar para visibilizar a esas personas...

En primer lugar creo que desde la educación se pueden hacer muchas cosas que no se hacen. Por ejemplo, todos los institutos podrían hacer visitas a colegios o asociaciones para que los niños conozcan a personas que no son como ellos. En nuestro IES tenemos un aula de autismo que han abierto nueva y otra de Pedagogía Terapéutica y Audición y Lenguaje que ayudan a integrar a esos niños. Y para fuera de los colegios creo que se deberían hacer más campañas sociales, más coloquios, más charlas, o hacer una semana de la discapacidad en la calle para que la gente con discapacidad explique el mundo desde su visión, algo que es precioso y que todo el mundo debería saber. Igual que se hacen manifestaciones por el Día de la Mujer, o del LGTB, debería haber un día en el que se prestara más atención a las personas con discapacidad para que los conociéramos mejor.

-Una de las películas con mejores críticas de los últimos tiempos, «Campeones», aborda precisamente este tema.

Esta película es maravillosa y es la favorita de mi hermano, que también tiene una discapacidad. Pequeñas cosas como ésta también ayudan a que la conciencia social avance un poco más, pero es verdad que una cosa es ver y oír y otra mojarse y pringarse las manos. Por eso hasta que tú no lo vivas de primera mano y hasta que tú no veas cómo esas personas te cambian la vida tanto y hacen que saques lo mejor de ti misma, no lo vas a saber bien. Por eso me gustaría que hubiera más actividades con niños así y también con personas mayores que tienen discapacidades.